En una versión basada en el tradicional juego de póker, se juega con un mazo de cartas o tarjetas; el objetivo de los participantes es hacer la mejor combinación de tres cartas o tarjetas; el objetivo de los participante es ganarle al facilitador obteniendo un rango mayor de combinación de cartas o tarjetas, lo que le permite la obtención de un premio según el monto, la modalidad de la apuesta realizada y de acuerdo a los momios establecidos en la tabla de pagos.