El inicio de la segunda parte de la temporada 2022 viene repleto de grandes carreras. En Belmont Park, se va a celebrar una edición más del Belmont Derby, compromiso exclusivo para corceles nacidos en 2019, que reunirá a 13 corredores para disputar la mayor parte del millón de dólares en juego sobre una distancia de dos mil metros.

La importancia de esta carrera que además de ser grado I, tiene uno de los premios más jugosos de todo el orbe, atrajo a varios potros que participan en el Viejo Continente. Todos ellos presumen excelentes credenciales que incluyen, por supuesto, descendientes de grandes sementales. Quizá el más celebre de los “invasores” es el irlandés Nations Pride, perteneciente a los colores de Godolphin, montado por Lianfranco Dettori. Este hijo de Teofilo tiene un solo pecado en su brillante récord y fue en su última salida en la que dio un gris esfuerzo en la milla y media del Epsom Derby, así que ya nos podemos imaginar la calidad del alumno de Charles Appleby.  El irlandés Stone Age, no se queda atrás, aunque tampoco le fue nada bien en Epsom. El vástago de Galileo contará con los servicios de Ryan Moore.

Por parte de los norteamericanos esta una tercia integrada por Emmanuel, Classic Causeway y Tiz The Bomb. El primero ya tuvo una buena salida en pista de grama y será montado por el inspirado Irad Ortiz Jr. El segundo tuvo una modesta actuación en el Belmont Stakes, su entrenador Kevin McPeek confía en que al alazán le brote la casta y demuestre que es un digno hijo del gran Giant’s Causeway (Excelente pastero). El tercero, tuvo sus mejores actuaciones en la misma superficie, corrió muy bien en las principales carreras para tresañeros en Turfway Park, pero no le alcanzó para nada en el Kentucky Derby.

Sería temerario señalar un claro favorito, pero seguramente el pago de las exóticas será muy gratificante para lo apostadores durante toda la jornada.