Belmont Park terminó su temporada de Primavera-Verano, con un gran duelo por el cetro de los jinetes. Como ya es una costumbre Irad Ortíz Jr., volvió a repetir color y en un regreso digno de una película obtuvo los triunfos necesarios para levantarse con un campeonato más a sus múltiples logros.

La tarea no era fácil, pues había una diferencia de dos triunfos contra Dylan Davis, quién dicho sea de paso, aprovechó muy bien los constantes viajes que tuvo que realizar el jinete boricua. Irad no tardó mucho en aparecer en el pizarrón y se llevó tres victorias, sin respuesta de su contrincante. En la putima carrera del programa se volvió a retratar Dylan en el circulo de ganadores pero ya era demasiado tarde. La estadística separó a ambos centauros por una victoria, en un final muy emotivo.

Como emotivo fue el gran cambio de Classic Causeway en el Belmont Derby, el alazán sacó la casta y se fue de punta a punta durante los dos mil metros del trayecto, rechazando los ataques de Stone Age y Nations Pride, quienes respondieron a sus credenciales como corceles de gran calidad, pero el sábado no le ganaba nadie al hijo de Giant’s Causeway, quien ya debe ser considerado para la BC Turf.

Precisamente en esta carrera se dio un incidente bochornoso para el entrenador Todd Pletcher, pues los señores árbitros le retiraron a su pupilo Emmanuel, uno de los favoritos para el evento, por no cumplir con los protocolos en la administración de medicamentos. Esto dicho en palabras más coloquiales, equivale a que el entrenador no hizo bien su tarea y lo reprobaron al hacer el examen. Ciertos medicamentos no pueden administrarse una semana antes de alguna competencia. El entrenador no consideró esta situación y el resultado ya lo conocemos.

Bo Baffert ya regresó al campo de acción y no tardó casi nada en obtener triunfos, tiene varios ases todavía bajo la manga, veremos cual saca primero.