El Chelsea de Thomas Tuchel, de sus últimos 12 puntos en el campeonato doméstico, sólo ha podido rescatar cuatro de ellos y esto, a falta de cuatro jornadas para que culmine la Premier League ha permitido que los puestos europeos estén en riesgo ya que otros conjuntos londinenses como Tottenham Hotspur y Arsenal se les acerquen, pero ahora, en casa, tienen la oportunidad de recomponer el camino ante Wolverhampton.

El conjunto del mexicano Raúl Jiménez sigue soñando con al menos colarse a la clasificación de la UEFA Conference League, pero, para alcanzar esta meta, deben sacar puntos y hacerlo pronto ya que en sus últimos tres juegos se han ido en blanco al ser superados por Newcastle, Burnley y más recientemente por Brighton & Hove Albion en el Molineux.

Ahora, en un duelo que se celebrará en Stamford Bridge, los Wolves pueden empatar en la séptima posición al West Ham United si una victoria suya se combina con una derrota de los Hammers, conjunto que llegará con la moral baja tras perder en las semifinales de la UEFA Europa League.

La tarea no será nada sencilla para el equipo del ariete mexicano Raúl Jiménez, quien en la semana vio el nacimiento de su segunda hija, pero si en algo se ha caracterizado el equipo del romperredes nacional es en ser un dolor de cabeza para los llamados grandes de la Premier League.

Chelsea marcha firme en la tercera posición, aunque muy lejos de los líderes Manchester City y Liverpool, y ahora su único enfoque es no salir de las posiciones que le darían el boleto a la próxima edición de la UEFA Champions League, a reserva de las sanciones que puedan venir por los organismos rectores del balompié.

Los Blues parten como los grandes favoritos para llevarse este compromiso (-275) en casa y en realidad los Wolves presentan pocos argumentos para pensar que pueden dar la sorpresa (+750) en Stamford Bridge.