¡Señores!, llegó la cenicienta del cuento “Rumbo al Kentucky Derby”. Classic Causeway cumplió con las expectativas, tomó el mando de las acciones en el Sam F. Davis celebrado en Tampa Bay Downs, desde que se abrieron las puertas del arrancadero y manejó al numeroso grupo de once competidores como le vino en gana, bajo la conducción del junior de los hermanos Ortíz. El alumno de Brian Lynch debutó en este 2022 con una tremenda demostración de poder al final de los 1,700 metros deteniendo el cronómetro en 1:42 4/5.

El alazán es uno de los tres últimos retoños del gran Giant’s Causeway y que mejor manera de rendirle tributo a su padre que formar parte del Top 5 de los ejemplares con mayor puntaje para el Kentucky Derby. Gulfstream o Santa Anita, una de las dos por supuesto, será la próxima parada para el potro que ya es uno de los principales aspirantes a triunfar en “los dos minutos más excitantes del deporte”.

Mientras tanto en Golden Gate los alumnos de Baffert se dieron hasta con la cubeta en El Camino Real Derby, prueba emblemática del óvalo ubicado en el norte de California. Blackadder se impuso por una cabeza a Mackinnon consiguiendo su pase directo y sin escalas para el Preakness Stakes, uno de los beneficios para el ganador de este cotejo, de los puntos para el Derby mejor ni hablamos, todo parece indicar que los propietarios, para los que trabaja Bo Baffert, le van a hacer el feo al Kentucky Derby y están mirando con buenos ojos cruzar el charco del Atlántico para participar en las carreras exclusivas para tresañeros en otros continentes.

Plainsman, con siete calendarios a cuestas, hizo bueno nuestro pronóstico sabatino en Oaklawn Park, al imponerse por un ligero margen en el Razorback, montado por el dominicano Joel Rosario. Al colorado le cayo de maravilla el breve receso de un par de meses fuera de las pistas y regresó con renovados bríos para poner punto final a sus días como corredor en esta temporada.