El Risen Star, carrera de grado 2 en honor a uno de los mejores hijos del legendario Secretariat, respondió a las expectativas. El grupo de 10 corredores tuvo la participación de 3 corceles ganadores en carreras de grado y un par de buenas promesas que se dieron un baño de realidad.

Epicenter tomó el mando de las acciones desde que se abrieron las puertas del arrancadero y no permitió que nadie se le pusiera enfrente, bajo la conducción de Joel Rosario, el hijo de Not This Time detuvo el cronómetro en 1:49 flat para la milla y un octavo del trayecto.

Con este triunfo el pupilo de Steve Asmussen se ha colocado en la cima de clasificados para el Kentucky Derby con los 50 puntos que ganó el sábado. La próxima salida del retinto será el Louisiana Derby a disputarse la última semana de marzo.

En el papel la carrera lucía muy pareja, Smile Happy fue el más apoyado por los apostadores, pues se presentó en el 2022 portando su estandarte de invicto en dos esfuerzos, incluyendo el Kentucky Jockey Club celebrado en Churchill Downs. El vástago de Runhappy cerró muy fuerte en los últimos doscientos metros, pero ya era demasiado tarde y se tuvo que conformar con la segunda posición. A esta hora su entrenador Kenneth McPeek ya debe tener en donde estuvo el error. ¿Fue el jinete? ¿La estrategia? Me parece que a Corey Lanerie le quedó grande el compromiso.

Mientras tanto a Pappacap y Slow Down Andy les dieron un baño de realidad aplastante terminando muy atrás de los primeros lugares. Zandon por su parte hizo un buen esfuerzo por el centro de la pista, José Ortiz no tuvo otra opción y le fue imposible ahorrar terreno al representante de Chad Bown, sin embargo se ganó a pulso el beneficio de la duda.