Finalizada la Triple Corona, varios escenarios aún tienen pendiente la realización de su Derby local. Toca el turno al Ohio Derby, programado sobre ruta de 1,800 metros y con medio “melón” de los verdes por recompensa en el hipódromo de Thistledown, el próximo sábado.

El grupo quedó integrado por ocho corceles, de los cuales tres ganaron alguna de las pruebas preparatorias para el Kentucky Derby. Los momios marcan como temprano favorito a Tawny Port, ganador del Lexington Stakes en Keeneland. El pupilo de Brad Cox llevará en los estribos al codiciado Irad Ortiz, quizá este sea el principal motivo de los expertos para marcarlo como favorito inicial.

White Abarrio, puso a soñar a todos sus seguidores después de imponerse con autoridad en el Florida Derby, bajo la conducción de Tyler Gaffalione. A la dupla no le fue nada bien en Kentucky, pero su entrenador Seff Joseph Jr., no le hizo gestos al fracaso y manda nuevamente a su alumno para que tome nuevamente confianza y pueda aspirar a los grandes premios que están por venir.

El alazán Classic Causeway, como los arriba mencionados, traía una buena racha, hasta que sus fuerzas no le dieron para más en las carreras de grado 1. Estos resultados tuvieron consecuencias y su nuevo mentor Kenneth McPeek le cambió piloto, ahora será Brian Hernández el responsable en los estribos.

Otro de los contendientes inscritos es Ethereal Road, quien no ha ganado carreras de grado. Este hijo de Quality Road fue víctima del cierre de Un Ojo en el Rebel Stakes, su mejor resultado en este tipo de cotejos, en los dos restantes no escribió nada digno a casa. El 21 de mayo regresó a la senda del triunfo en el Sir Barton, el mismo día que se corrió el Preakness Stakes. El abanderado de D. Wayne Lukas, será conducido por el peruano Rafael Bejarano. La llave rueda para este compromiso debe ser 8/4,5,7/4,5,7.