El suspenso terminó el día de ayer cuando los árbitros de la Comisión de Carreras de Kentucky tomaron la Espada de Damocles para dictar sentencia. El resultado ya se sabía desde hace 9 meses pero las apelaciones, audiencias y lo que usted guste y mande fueron retrasando la sentencia, pero el día de ayer quedó marcado en la historia la primera ocasión (esperemos que sea la última) en que la carrera más importante del mundo se define meses después de haberse celebrado. Echando por la borda toda la prosapia que envuelve la magia, el prestigio, el nombre que enaltece a los ganadores del codiciado Kentucky Derby.

De paso, al señor Baffert le recetaron 90 días de suspensión en Kentucky, sanción que arrancará exactamente el 8 de marzo y terminará el 5 de junio de este 2022. Como verán, los actuales propietarios de Corniche, Newgrange y Messier deberán poner en acción su plan B, si es que desean participar el primer sábado de mayo en Churchill Downs.

En cambio Mandaloun, flamante ganador del Kentucky Derby, el próximo sábado saltará a la pista de King Abdulaziz para disputar los 10 millones de dólares que se va a llevar el ganador de la Saudi Cup. Junto al pupilo de Brad Cox estarán los veteranos Country Grammer, entrenado por Bo Baffert; Art Collector, alumno de Graham Motion y Midnight Bourbon, perteneciente a la cuadra de Steve Asmussen, como representantes del Continente Americano. Mishriff, ganador de la Saudi Cup del año pasado, se convertiría en el corcel con mayor cantidad de dinero ganado en todo el mundo. Sin duda que sería un logro muy importante, sin embargo por las bolsas ofrecidas actualmente no necesariamente el caballo que gana más dinero lo convierte en el mejor del resto.