En ocasiones la suma de 2+2 puede que sea 3 o puede que sea 5, el tema en las carreras de caballos consiste en que las circunstancias pueden inclinar la balanza hacia el corcel menos favorecido en cualquier momento. A principios de abril había la posibilidad de que tres jinetes mexicanos participaran en la carrera más famosa del mundo a celebrarse en Churchill Downs el primer sábado de mayo. Dos semanas después, luego de finalizar las carreras clasificatorias no había quedado ninguno de ellos en el grupo de los 20. Pero el destino movió sus hilos y el abandono de última hora de Early Voting le abrió las puertas al último de los invitados.

Ethereal Road, sin haber ganado una carrera de grado, reunió los puntos necesarios para que su entrenador D Wayne Lukas no dudara ni un solo momento en inscribir a su abanderado en tan importante compromiso.

La suerte le acreditó el cajón número 20 con lo que sus posibilidades de tener una ruta sin tráfico aumentan si deciden guardar sus energías hasta los 800 metros finales. Sería un esfuerzo muy similar al de su única victoria de este 2022 en Oaklawn Park, en el que después de una partida espantosa que estuvo a punto de hacerlo rodar por la pista, Luis Contreras logró enderezarlo y con un paso letal en los 300 metros finales cruzaron la meta con 6 largos de ventaja sobre sus opositores.

Para Luis será su tercer Derby, para Lukas significa uno más en su larguísima trayectoria de éxitos y será el segundo intento para esta mancuerna que se presentó por vez primera en el 2018 con Bravazo para la famosa cuadra de Calumet Farm, en esa ocasión llegó en sexto lugar aunque su mejor esfuerzo lo dio en el Preakness Stakes en el que estuvo a punto de abollarle la corona a Justify.

En plena madurez profesional el jinete mexicano no tiene nada que perder en esta oportunidad, quizá esto le ayude para llevar a Ethereal Road al círculo de ganadores.