Mañana sábado se escribirá el último capítulo de las carreras clasificatorias al Kentucky Derby. En Keeneland se correrá el Lexington Stakes, que a diferencia de años anteriores estará integrado por varios ejemplares que tuvieron una mala tarde en carreras importantes celebradas en Gulfstream Park, Oaklawn Park, Turfway Park, Tampa Bay Downs y Fair Grounds.

Esta mezcla, similar a la de agregar en una coctelera varios licores fuertes, dará por resultado un evento explosivo y a la vez muy interesante, ya que el ganador podría sumarse al selecto grupo de los 20 el primer sábado de mayo.

Major General, quizá la mayor esperanza de Todd Pletcher, ofreció el peor esfuerzo de su corta carrera en el Tampa Bay Derby y quedó relegado a las últimas posiciones. Irad Ortiz Jr se hará cargo del colorado. In Due Time, segundo lugar en el Fountain Of Youth, será uno de los favoritos de la tarde, conducido por Paco López.

Todo indica que el veterano entrenador D. Wayne Lukas, quien en la década de los 80’s y 90’s era el amo y señor de los entrenadores al ganar en varias ocasiones el Kentucky Derby, aún trae la herida abierta. Las derrotas de Secret Oath y Ethereal Road, definitivamente le arruinaron el orgullo y está buscando quien se la pague. Por lo pronto Luis Contreras ya salió del staff de Lukas, quien firmó los servicios de Víctor Espinoza para tratar de llevar al retinto al camino de la victoria . Con estos cambios es obvio que no fue de su agrado la actuación de Luis y si la estrategia le da buenos resultados, jure usted que veremos a Ethereal Road en Churchill Downs, pues los 20 puntos que otorga al ganador del Lexington serán oro molido en las aspiraciones del hijo de Quality Road.

Sería un KD histórico con la participación de un corcel con dos salidas a cuestas y otro con solo 20 días de descanso.

“Imaginemos cosas…mejor esperaremos."