Inicia la sesión de la Breeders’ Cup 2021, con cinco carreras de grado I, cuatro de ellas repletas de competidores y muchas posibilidades de que se realicen pagos que llenen las carteras de los aficionados. En este tipo de competencias no hay enemigo pequeño, cada uno de los competidores ha llegado a esta instancia por méritos propios y alguno de esos “olvidados” en el tablero van a ponerle mucho sabor a cada una de las competencias.

El dominicano Joel Rosario, actual líder en dinero ganado en carreras de stakes (carreras donde se paga un cuota por inscribir y participar en el evento) está programado para montar en doce de las catorce pruebas estelares de la BC, cada éxito que logre Joel en estos dos días representará acercarse más y más a un posible Eclipse Award, equivalente a un premio Oscar de la academia, en el medio hípico. Rosario esta muy cerca de coronar la mejor campaña en su actividad profesional, ganando en los óvalos más reconocidos del vecino país del Norte.

Steve Asmussen, amo y señor de los entrenadores en toda Norteamérica enviará un pelotón, que a diferencia de años anteriores es muy pequeño. Serán seis sus representantes y Zulu Echo es uno de ellos. La potranca luce invencible ante uno de los lotes más reducidos de la Breeders’ Cup Juvenile exclusiva para potrancas. La dupla Asmussen-Rosario no debe defraudar a sus seguidores.

Por su parte Jack Christopher, abanderado de Chad Brown, va a tener una jornada complicada. El hijo de Munnings saltará a la pista como uno de los tres favoritos del evento más importante del día: La Breeders’ Cup Juvenile. El segundo es Corniche, un alumno del polémico Bo Baffert y el tercero es Command Performance, potro representante del rejuvenecido Todd Pletcher quien ha pasado las de Caín en los últimos años, después de haber figurado como líder indiscutible en Nueva York.

La hora de elegir está próxima, ¿Por quién inclinarse? La eficiencia de Chad Brown con sus ejemplares en pasto; aprovechar el gran momento de Irad Ortíz Jr., confiar en el gran Lanfranco Dettori, convierte a esta edición de la BC como un excitante desafío para el apostador.