Este domingo por la mañana, Liverpool saldrá al campo de Anfield con la mira puesta fijada en la victoria ante los Wolves de Raúl Jiménez, en espera de que el Aston Villa haga el milagro ante Manchester City y poder quedarse con el título de la Premier League, que los permita soñar con sumar uno más en esta exitosa temporada.

Para este encuentro, los Reds llegan con cuatro victorias y un empate en sus últimos compromisos del torneo de Inglaterra, además de la motivación a tope por haber conseguido la FA Cup apenas el sábado pasado ante el Chelsea, por lo que otros tres puntos parecen cosa fácil para los dirigidos de Jürgen Klopp.

Del otro lado, los Lobos no la han pasado del todo bien, pues su último partido ganado fue el 2 de abril, de ahí cayeron en una racha de cuatro caídas y dos igualadas, que los sumieron en el octavo lugar de la tabla general de la Premier League y fuera de toda posibilidad de pelear por puestos para clasificarse a competiciones europeas.

La última vez que se vieron las caras, fue en diciembre de 2021 durante la primera vuelta del campeonato, donde, a pesar de los esfuerzos de Raúl Jiménez y compañía, los Rojos se llevaron la victoria de último minuto con una anotación de Divok Origi en el 94; y para mala fortuna de los visitantes, no le ganan a su rival en turno desde diciembre de 2010.

Por todo lo anterior y el momento que atraviesan ambos equipos, la recomendación para apostar en este partido será combinar la victoria del Liverpool con las altas de 2.5 goles, que dejaría el momio en los Books de Caliente en -160, que si bien parece poco, luce probable y con ganancias nada despreciables para arrancar cerrar la semana.